Quédate en casa: teletrabajo para ayudar al medio ambiente

En los últimos días, debido a las circunstancias acaecidas con el Covid-19, muchas empresas hemos tenido que recurrir al teletrabajo como la mejor medida, si no la única, de seguir con nuestra labor y de no romper nuestra cotidianeidad por completo. Pese a que no es lo mejor del mundo, el verle una parte positiva es algo esencial para no decaernos. Siguiendo eso, uno de los beneficios es que se puede ser sostenible con el teletrabajo, por eso vamos a enfocarnos aquí en el teletrabajo para ayudar al medio ambiente y a nosotros de paso.

Reducción del transporte

Son diversos los beneficios que te ofrece el teletrabajo para ayudar al medio ambiente y los más evidentes son los que se relacionan con la reducción del uso del transporte. Al no usar tanto transporte, se produce una reducción considerable de las emisiones de CO2, así como de otros contaminantes atmosféricos con efecto invernadero o sobre el cambio climático, y aunque no sean del todo relacionadas con el medio ambiente, también se reducen los accidentes que se producen en el trayecto hacia el trabajo y se ahorra el tiempo que se gasta en él.

No oficinas

Otros de los beneficios que supone esta forma de trabajo hace referencia al no uso de oficinas o a la reducción de su uso. Y es que al no trabajar en la oficina se produce un ahorro mayor de luz, agua y gas, puesto que no se requiere mantener climatizada la oficina, ni en marcha los equipos. Esta reducción del trabajo en oficina supondría una mayor comodidad de los empleados, favoreciendo la productividad, y a la larga, podría llevar al descenso de oficinas, lo que conllevaría menor daño urbano al medio ambiente. Además, también se reducen los residuos generados por las empresas, entre ellos, uno que se reduciría de forma importante es el papel, ya que, al mantener a los empleados en diversas localizaciones, las empresas tendrían que recurrir a un mayor grado de digitalización con el teletrabajo.

La digitalización nos es útil ya que nos permite reducir o incluso eliminar el uso de papel y por tanto contribuir a la reducción de deforestación. Es un proceso que nos proporciona muy diversas ventajas en facilidad y comodidad a la hora de trabajar, como las nubes, los sistemas de comunicación o los softwares cada vez más aplicados a nuestras necesidades. Y es que cuando unimos los conceptos de digitalización y sostenibilidad surge sin duda la innovación y el crecimiento económico, pero también nos hace ver el trabajo desde formas cada vez más sostenibles medioambientalmente. Las nuevas tecnologías y la digitalización traerán consigo la creación de nuevos puestos de trabajo porque también crearán nuevas formas de trabajo y nuevos retos. Donde algunos profesionales se preocupan por el daño que puede hacer tanta tecnología, otros opinan que la innovación al fin y al cabo recaerá en modelos de trabajo que se adapten ecológicamente.

Como implementar el teletrabajo para ayudar al medio ambiente

Para implementar el teletrabajo en la empresa y ayudar al medio ambiente, se requiere de ciertos requisitos que se tienen que cumplir por parte de la persona y de la empresa. Por un lado, la persona en su domicilio debería tener el equipo necesario, compuesto normalmente de ordenador y teléfono, y un servicio de internet decente con el que poder trabajar. Por otro lado, la empresa tiene que garantizar en primer lugar que todos los empleados tengan los softwares necesarios o básicos y, en segundo lugar, ofrecer un servicio de nube con el que acceder a los archivos y donde poder subirlos. Por último, facilitar una herramienta de comunicación de equipo, tanto de texto como audiovisual, para cualquier intercambio de información necesario.

Nuevos modelos de publicidad en los videojuegos

La relación entre videojuegos y publicidad es una materia ya explorada anteriormente en nuestro blog, sin embargo, los últimos años nos han dejado nuevas técnicas de marketing en los videojuegos que se incorporan a otras más clásicas de forma eficaz. Entre los nuevos modelos de publicidad en los videojuegos que existen exploramos hoy tres modalidades en auge:

El modelo free to play (F2P)

Se usa principalmente en los juegos ofrecidos para smartphones, que no incurren en coste alguno para su descarga y uso, pero obligan al visionado de banners o cortos videos publicitarios. Estos juegos de móvil gratuitos, a menudo, ofrecen recompensas al usuario por visualizar publicidad. Al ofertar un programa de entretenimiento gratuito, los anuncios publicitarios consiguen una mayor aceptación, sensación que se acentúa si además se incentiva al usuario con diversas mejoras en su experiencia.

La colocación estratégica de los videos publicitarios, el número, formato y target de los mismos son aspectos cruciales que deben ser estudiados detalladamente en este tipo de apps para alentar al jugador y evitar la saturación publicitaria.

El advergaming

Consiste en la publicación de un videojuego que publicita una marca específica. La publicidad queda totalmente integrada ya que es parte del programa en sí (por ejemplo, los personajes pueden ser la mascota de la marca) y su éxito está basado en crear dinámicas psicológicas de condicionamiento conductual para asociar las sensaciones de logro o recompensa con la marca, dejando de lado la publicidad tradicional, y centrándose en la creación de un programa sencillo pero muy entretenido. Esta modalidad encuentra su mejor nicho en los smartphones, en forma de apps, muchas veces bajo el modelo F2P, y resulta muy popular entre las grandes marcas.

Integración de la marca en videojuegos.

Una de las técnicas clásicas de marketing en los videojuegos se basa en una integración orgánica de la marca publicitada en el juego en sí. Desde el comienzo del medio encontramos ejemplos como las vallas publicitarias que aparecen en los juegos de deportes o de competiciones de vehículos. Esta primera implementación, que aún se sigue usando, se ha llevado en los últimos años con mayor o menor éxito a todo tipo de creaciones, desde modelos de armas de fuego en juegos de acción a personajes luciendo marcas de moda en el juego o incluso fuera del mismo.

Casos de éxito.

Uno de los casos más exitosos en los últimos años lo encontramos en el videojuego Fallout y su bebida Nuka-Cola, una fantástica adaptación de la famosa bebida, Coca-Cola, al mundo postapocalíptico que ofrece el programa. La adaptación se cimenta en una adecuada integración en el mundo que se muestra; es reconocible pero no se identifica plenamente como un anuncio. Las últimas estrategias en el medio incluyen una interesante simbiosis entre marcas de forma interactiva como el caso del popular juego de conducción Rocket League en el cual varias marcas como Hot Wheels, Batman o McLaren han colaborado ofreciendo su imagen para los vehículos del juego que los consumidores pueden comprar y usar.

 

Casos polémicos.

Otros casos de esta técnica de marketing digital que ha generado algunos videojuegos polémicos se pueden encontrar en las colaboraciones de Cup Noodle con el programa Final Fantasy XV o la bebida Monster Energy que aparecía en el reciente juego Death Stranding. Ambos casos tienen un factor en común muy importante; no encajan en la temática ni la historia que narra el programa. El jugador no siente esta integración de forma natural y es habitual que se generen reacciones negativas.

 

El futuro de los nuevos modelos de publicidad en los videojuegos y su marketing dirigido a jóvenes parece garantizado, sin embargo, resulta fundamental su adecuado uso, interactuando con el jugador y ofreciéndole incentivos. La publicidad dentro de los videojuegos debe mimetizarse en el mundo digital y alejarse de las técnicas más desfasadas o la publicidad intrusiva que tienen menor aceptación en las nuevas generaciones.

Tecnologías utilizadas en el neuromarketing PARTE 2

Neuromarketing estrategia digital

El Neuromarketing también se puede aplicar en estrategias digitales. De hecho, gracias a diferentes técnicas podemos analizar la efectividad de una página web o de un anuncio en Internet.

Podemos utilizar una resonancia magnética que es bastante cara o la técnica del electroencefalograma (EEG), que nos permite tener imágenes del cerebro y también nos da una idea de la emoción del usuario cuando mira la publicidad, la imagen u otro medio.

Al analizar una página WEB, el objetivo es seguir el movimiento de los ojos de una página. Después de esto, es posible ver dónde están las áreas más vigiladas por un individuo para que se pueda colocar un anuncio en estas áreas si es posible.

El neuromarketing también ha permitido demostrar ciertos «trucos» para que el usuario quiera pasar al «acto de comprar». Por lo tanto, se aconseja a las marcas que utilicen imágenes con personas o animales. Se ha demostrado que un individuo mira más a la imagen de una persona o de un animal. Del mismo modo, es preferible utilizar fuentes complejas que marquen la mente del consumidor.

Técnicas de neuromarketing

Todas las estrategias de marketing son posibles gracias a las diferentes técnicas, que permiten analizar y medir las emociones y reacciones de los individuos. He aquí algunos ejemplos de las técnicas utilizadas, algunas de las cuales ya ha leído en el artículo:

– IRM: Imagen de radiación magnética: visibilidad de todo el cerebro.

– EGG: Electro-Encefalograma: medición de campos eléctricos en la superficie del cerebro (auriculares y electrodos).

– Eye Tracking: análisis realizado con gafas que permiten ponerse en el lugar de los ojos del consumidor, acompañado de sensores cerebrales para saber qué criterios precisos atraen la mirada del consumidor en la estantería.

– Medición de la frecuencia cardíaca: Se mide el número de latidos en un intervalo de tiempo predefinido. El objetivo es identificar un aumento potencial en la atención de un sujeto a un estímulo específico.

– Medición de las reacciones electrodérmicas (ROJO): se trata de observar la rápida disminución de la resistencia eléctrica de la piel. Esto se debe a una reacción emocional en el sistema nervioso simpático. Una reacción electrodérmica que ocurre después de la presentación de un estímulo.

¿Qué pasa con la ética?

Muchas personas ven el neuromarketing como algo que va en contra de la ética humana. De hecho, el neuromarketing se percibe como una manipulación cerebral que permite introducir ciertos comportamientos.

Sin embargo, la legislación todavía no prohíbe el uso del neuromarketing, sólo se prohíbe el uso de estímulos subliminales: son estímulos cuya duración de presentación es suficiente para que sean percibidos por los órganos sensoriales y tratados por el cerebro, pero demasiado cortos (3ms) para que crucen el umbral de la conciencia. Por lo tanto, se trata de una cuestión de libre albedrío en esta técnica utilizada por las marcas.

En conclusión, el neuromarketing es una técnica que ofrece muchas ventajas a las empresas, en el sentido de que les permite conocer mejor a sus clientes y, por tanto, comprender mejor sus necesidades. Sin embargo, también plantea dudas, en cuanto al límite de esta técnica, ¿hasta dónde podemos llegar para manipular las mentes de los consumidores?

Tecnologías utilizadas en el neuromarketing PARTE 1

En los últimos años hemos observado el surgimiento de una nueva tendencia de marketing: el neuromarketing. Cada vez más marcas utilizan el neuromarketing para aumentar sus ventas. Se ha demostrado que la mayoría de las compras se hacen inconscientemente.

Neuromarketing que es y para qué sirve

El término neuromarketing proviene de la contracción de dos palabras: neurociencia cognitiva y marketing.

El Neuromarketing se sitúa entre la neuroeconomía y la investigación de mercados. Su objetivo es crear nuevas estrategias y herramientas utilizando métodos neurocientíficos. Se basa en el principio de que una decisión de compra está influenciada principalmente por las emociones y se basa en mecanismos inconscientes, más que en la reflexión lógica.

Fue a principios de los años 2000 cuando vimos las primeras experiencias con el neuromarketing. La más famosa es la experiencia con las marcas Coca Cola y Pepsi. El propósito de este estudio fue comparar las reacciones de los consumidores a dos productos diferentes.

Por un lado, el investigador, les da a probar a los sujetos participantes en el estudio una muestra de ambas bebidas, sin que se reconozca la marca de cada una de ellas. El resultado del ejercicio: la mayoría de la gente dice que prefiere Pepsi. Por otro lado, el investigador realizó el mismo experimento, con una única variación:  la gente conocía ambas marcas. Resultados: La mayoría de la gente dijo que prefería Coca Cola. Conclusión de esta experiencia: la imagen de marca tiene un efecto significativo en las emociones del consumidor.

El Neuromarketing se puede utilizar de diferentes maneras: adaptando su comunicación en función de los datos proporcionados por el cerebro para que sea más eficaz, o también, podemos medir las reacciones de los consumidores a un producto o marca utilizando la IRM= imagen por resonancia magnética.

Además, el Neuromarketing permite mejorar considerablemente las técnicas de marketing que conocemos actualmente. De hecho, permite establecer una mejor imagen de la decisión de compra de un consumidor de una manera más concreta y precisa que con simples estudios cuantitativos o cualitativos. Por ejemplo, los cuestionarios tienden a estar distorsionados porque las respuestas proporcionadas por el consumidor no son lo que realmente piensan, puede estar influenciado por diferentes factores que cambiarán las opciones y las respuestas a los cuestionarios.

Neuromarketing estrategias de ventas

El Neuromarketing se aplica en muchas tiendas para despertar en el cliente emociones y sensaciones que al final tienen como objetivo promover el acto de comprar.

Todas las estrategias de marketing se basan en la escritura de guiones. De hecho, hoy en día el cliente busca una experiencia, ya no vendemos un producto o servicio por sus cualidades, sino que lo vendemos todo por la emoción que despierta en el comprador.

Por ejemplo, en «Abercrombie & Fitch» encontramos un ambiente de discoteca, con un perfume fuerte, una música viva. Todo se hace para que los consumidores olviden el precio y el producto.