Mailchimp: Gestión profesional de tus mailings y newsletters

MailchimpEl e-mailing se ha convertido en los últimos años en una herramienta fundamental en las estrategias de marketing de muchas empresas. Una campaña bien enfocada de mailing puede dirigir hacia nuestra web un buen número de tráfico “cualificado”, interesado en adquirir nuestros productos o contratar nuestros servicios. Sin embargo, a veces resulta complicado medir la efectividad de nuestras acciones y ése es un privilegio que no podemos permitirnos en el competitivo mercado en el que nos movemos, y mucho menos en el ámbito de Internet.

Mailchimp es una potente herramienta de cloud computing (es decir, se usa a través del navegador de Internet) a través de la cual se pueden gestionar listas de distribución y camapañas de emailing de manera completamente profesional. El sistema, bastante intuitivo, permite controlar nuestras campañas y monitorizar resultados a partir de unos mínimos conocimientos en marketing online y tras un rápido periodo de aprendizaje de la herramienta, acelerado a partir de los materiales específicos que encontramos en la propia web de Mailchimp como FAQs o video-tutoriales.

Podemos enumerar brevemente algunas de sus posibilidades:

– Gestión de listas de correo. Permite exportar o crear listas de distribución, segmentarlas, introducir datos de tus contactos… Además se obtiene un dato interesante, el engagement, que permite saber qué personas en tu lista están más interesadas en los emails que envías. Este puede ser un dato interesante a la hora de definir públicos preferenciales y establecer objetivos.

-Control del diseño de la campaña a través de plantillas o introduciendo nuestro propio código HTML. En este sentido, estamos hablando de una herramienta muy potente y versátil, ya que permite tanto el diseño desde cero por parte de profesionales especializados como una fórmula más rápida y accesible para quiénes no tienen conocimientos exahustivos en programación.

-Permite desarrollar la versión en texto plano y para móviles del emailing. Esta integración es muy importante, ya que cada vez más, la gente está accediendo a Internet y leyendo el correo desde dispositivos más dispares.

Estadísticas Mailchimp

-Control absoluto de las estadísticas de tu campaña. Esta es una de las características más destacadas de esta herramienta. Nos permite controlar quién ha abierto el correo, cuántos reenvíos se han producido, qué links del email se han clicado, quién lo ha hecho, etc. Todo ello organizado en atractivas tablas y gráficos. Una delicia para los amantes de la estadística.

-Integración con redes sociales. Mailchimp permite sincronizar nuestra base de datos de mails con la información que aparece vinculada a esa dirección de correo en redes sociales como Facebook. Además, se integran botones para compartir la campaña en Facebook o Twitter por ejemplo.

-Por si todo esto fuera poco, la plataforma cumple con todos los requisitos en materia legal en el marco de la Unión Europea, lo cual es una condición sine qua non en este ámbito.

En cuanto al coste del servicio, Mailchimp sigue un modelo freemium, con grandes ventajas en la parte free, ya que podemos tener hasta 1000 suscriptores y realizar hasta 6000 envíos mensuales de manera totalmente gratuita con prácticamente los mismos servicios que en las cuentas de pago. A partir de estas cifras, ofrecen distintos rangos de precios.

La única pega de todo, es que el sistema no está traducido al castellano y se presenta integramente en inglés. En cualquier caso, la calidad de la interfaz y su intuitividad hace que esto sea un problema menor.

¿Es Hotmail mejor que Gmail?

Admítelo: miramos por encima del hombro a los usuarios de Hotmail. Adolescentes, internautas ocasionales, advenedizos con dirección electrónica, etc. En definitiva, aquellos que necesitan una cuenta de correo pero tampoco le dan mucho uso.  O peor, personas que la usan a diario e incluso son asiduas de las redes sociales pero se quedaron con lo más común y aparentemente sencillo.

Cada vez que escuchamos esas direcciones tipo “maria-barra-baja-garcía…” o “manolo-hernández-ochenta-y-seis”, nos apiadamos del incauto que prefirió un sistema desfasado, una capacidad de almacenaje muy limitada y además lo hizo con una multinacional que no mola nada y que es sinónimo de monopolio.  ¿Cómo no vamos a mirar con desdén si nuestra cuenta de Gmail nos ofrece una capacidad de 7,35 GB (y creciendo), integración con el universo de aplicaciones Google y, por si fuera poco, tener una cuenta de Gmail no desmerece en absoluto nuestro perfil profesional y es como si fuera de tu propia empresa?.

Frente a todo ello los de Redmond sólo podían ofrecer los aplastantes números de la cantidad de millones de usuarios que tiene Hotmail.  Cantidad frente a calidad. Pero ahora pueden ofrecer mucho más.  Muchísimo.

En la última actualización de Hotmail realizada hace sólo unos meses, el veterano servicio de mensajería ha dado pasos de gigante y se ha colocado como una de las mejores opciones para tener email.  ¿Exageramos?.  Veámoslo: espacio ilimitado en la bandeja de entrada, hasta 25 GB de datos en SkyDrive (disco duro virtual), mejoras muy útiles en la gestión del correo (emails que pueden agruparse y dasagruparse en conversaciones, gestión de remitentes con sólo un click) y, aspecto importante, posibilidad de editar y visualizar documentos de Office sin tener que instalar ninguna aplicación.  Y cuando decimos que puedes trabajar con los documentos de Office queremos decir que lo harás tal y como lo verías en la aplicación de escritorio.

Por si fuera poco hay otras novedades realmente interesantes, como la posibilidad de enviar hasta 10 GB de fotografías sin que en realidad estén adjuntas, ya que lo que se envía es una presentación y las imágenes están realmente almacenadas en SkyDrive y tienen fecha de caducidad.  Así tu correo con muchas fotos llegará sin falta y no saturará tu cuenta y la de tu contacto.  Desde luego, los chicos de Bill Gates han hecho muy bien los deberes.

Así que escribiremos la frase que te estás temiendo: Hotmail es, ahora, mejor que Gmail.

¿Significa eso que todo ha cambiado y debemos pasarnos a Hotmail?.  Más bien no.  Realmente las diferencias entre servicios tendrían que ser abismales para animarnos a avisar del cambio de dirección a todo el mundo que nos conoce.  También implica volver una y otra vez a nuestro anterior servicio de email para consultar correos, direcciones, archivos adjuntos, etc. del pasado.  Seguramente no estaremos dispuestos a ello.

El cambio sí que puede producirse en el salto entre el uso esporádico del email y una utilización más profesional.  Los adolescentes que antes pasaban de Hotmail a Gmail hoy tienen mucho menos argumentos para hacerlo.  Eso sí, siempre y cuando desde Google no vuelvan a revolucionar el mercado.  Y ahí estamos expectantes, ¿tendrán preparado el contraataque los de Mountain View?, ¿será, como es de prever, el entorno móvil el nuevo escenario de batalla?.