El “fast content” qué es y por qué es una tendencia para este 2019.

Vivimos en la era digital desde hace muchos años y los estudios no paran de confirmarlo. Últimos informes de la AIMC afirman que un casi un 93% de los internautas navegan por Internet a través de un Smartphone. Y es por eso por lo que el “fast content”, contenido rápido y también efímero, se está popularizando a una velocidad vertiginosa, dando el salto a que los anunciantes lo aprovechen para llegar a un mayor número de consumidores mediante estos micro-momentos.

Fast content

Snapchat apareció en 2011.

La primera plataforma que creó una comunidad en la que se compartía contenido rápido y efímero fue Snapchat, en 2011. Ahí los usuarios pueden compartir fotos o vídeos a sus historias que duran solamente 24 horas o pueden mandarlos directamente a sus contactos y esos mensajes desaparecen una vez que han sido vistos. Los grandes editores estadounidenses vieron ya en ese momento la oportunidad de presentar contenidos de manera diferente diariamente y empezaron a explotar sus posibilidades.

Poco después, en 2016, Instagram vio el potencial de esa manera de compartir contenido y creó sus propias “Instagram Stories” que terminaron por desbancar a Snapchat en su propio terreno. De hecho, ahora hay historias por todas partes, en Facebook, Whatsapp, Youtube… y todas tienen las mismas características: son cortas y efímeras. Fast content

Ahora esas historias tienen filtros, efectos, máscaras que cambian el aspecto de tu cara, gifs… todo lo necesario para poder crear “fast content” pero atractivo que atrae visitas a los perfiles de los usuarios.

Los anunciantes obviamente han sabido explotar el “fast content” para sacar beneficio, pero el problema que tienen es la gran saturación de contenidos que hay en todas partes.  Cada vez es más difícil destacar entre la multitud y es por eso por lo que ahora prima la creatividad y la innovación a la hora de hacer las cosas para ser el ganador en la batalla por la atención de los consumidores.

Es un formato muy interactivo y que genera engagement con los consumidores si consigue captar su interés. Y tiene dos objetivos principales:

  • Que el usuario haga algo: suscribirse, visitar la web, seguir la cuenta…
  • Generar engagement: invitar al consumidor a seguir los contenidos que hace cierta marca y convertirlo en un “fan”.

Lo mejor de estas plataformas es que permiten una gran segmentación que facilitan a los anunciantes llegar a su target de manera eficiente. Es una gran ventaja poder dirigir las campañas de social media a colectivos delimitados de los que esperamos una buena respuesta. 

Google también se ha sumado a la moda y está implantando las AMP Stories, que aparecerán en el propio buscador cuando busquemos una noticia. Son contenidos que crean diferentes editores como CNN, Conde Nast, The Washington Post… y presentan las noticias de una forma mucho más visual e interactiva con la finalidad de llegar a unos consumidores que requieren contenidos inmediatos y fáciles de leer.

El “fast content” es sin duda un tipo de contenido que será tendencia este año 2019 sobretodo por la facilidad de llegar a los consumidores, los resultados que da y lo atractivo que es.

¿Cómo consume España las redes sociales?

redes socialesTodos los años, hacia el mes de marzo, la agencia internacional We Are Social saca a la luz un importante estudio en el que analiza el uso de internet y las redes sociales en un total de 30 países, por supuesto España se encuentra entre las naciones examinadas.

El planeta que habitamos tiene una población total de 7.200 millones de habitantes. Según el citado estudio, de toda la población mundial casi la mitad, concretamente 3010 millones de personas, tienen acceso a internet y 2078 utilizan a diario las redes sociales -1.684 lo hacen desde dispositivos móviles-.

Por su parte, España es uno de los países donde más personas acceden a las redes sociales. De los 35,7 millones de internautas que hay en nuestro territorio, 22 utilizan e interactúan cotidianamente con las nuevas fórmulas de comunicación social. Si desgranamos cuáles son las redes sociales que más se consumen, observamos que Whatsapp es la más utilizada, seguida por Facebook, que está por delante de Twitter e Instagram.

redes socialesSegún un estudio realizado por la Universidad Internacional de Valencia (VIU), los españoles invertimos de media 2 horas diarias en el uso de Redes Sociales lo que sitúa la tasa de penetración de estos canales de comunicación en una de las más altas a nivel mundial.

Igualmente, la tasa de penetración en los dispositivos móviles también es de las más altas del mundo en nuestro país, con un total de 50’3 millones de usuarios (el doble que la media internacional).

Cabe destacar que, las tareas en las que más tiempo gastamos los españoles a la hora de utilizar nuestros móviles inteligentes son: acceso a servicios de mensajería instantánea (51%), consulta de mapas (39%) y consumo de vídeos (38%).

redes socialesLo cierto es que internet se ha convertido en un elemento esencial en nuestras vidas y, según los expertos en tecnología, nuestra sociedad se dirige hacia el llamado “Internet de las cosas”, un concepto que nació en el Instituto Tecnológico de Massachusetts en el año 2009. Esta concepción plantea una revolución en las relaciones entre los objetos y las personas, que tiene como objetivo facilitar la vida de los humanos mediante la tecnología.

¿Te imaginas un frigorífico que te avise de la fecha de caducidad de los alimentos que contiene dentro, o que los inodoros analicen tu orina y te recomienden la dieta alimentaria que más te conviene seguir? Estas son simplemente algunas de las posibles aplicaciones de lo que se conoce como el “Internet de las cosas”.

Juan Manuel Sánchez Cañestro.

Las empresas no evalúan sus políticas de RSC

La consultora internacional KPMG ha presentado su último informe de investigación sobre la comunicación de las cien empresas más grandes del mundo y sus fundaciones asociadas, respecto a la inversión social que realizan. Y es que, en la actualidad, las grandes corporaciones transnacionales invierten miles de millones de euros al año en programas sociales que abarcan desde la lucha contra la pobreza, al cambio climático o los Derechos Humanos.

Responsabilidad Social Corporativa

El estudio ha arrojado datos preocupantes respecto a la todavía falta de implicación de estos gigantes para medir el impacto de sus inversiones en materia de Responsabilidad Social Corporativa: Mientras se centran especialmente en generar información sobre el grueso total de su contribución financiera, los programas de voluntariado que desarrollan con sus empleados y empleadas o las donaciones de productos que realizan,desatienden evaluar cuáles han sido los resultados de estas políticas, si se han cumplido los objetivos marcados dentro de los planes y proyectos desarrollados o si finalmente ha habido una contribución social real.  Y es que, según los datos de KPMG, menos de un tercio de las empresas analiza los resultados o impactos de su RSC en términos generales y ninguna de estas multinacionales cuantifica los impactos a largo plazo, de modo que se pudiera entender si esa inversión social ha sido efectiva y de no serlo analizar las causas y modificar aquello que haya podido fallar.

rsc

Aunque, como cita KPMG, la medición y presentación de informes sobre el impacto social puede ser un proceso complejo y desafiante y no hay acuerdo sobre qué tipo de datos deben recogerse, sin embargo, una estrategia de inversión clara y coherente es el mejor punto de partida acompañado de una identificación precisa de los objetivos a corto, medio y largo plazo, estableciendo indicadores y líneas base de rendimiento clave para medir el progreso. Teniendo la empresa claro qué cambio quiere ayudar a realizar y qué impacto necesita para llevarlo a cabo, cuáles deberían ser los beneficios de esas políticas y cómo puede medir los progresos que se van realizando, ya puede aderezarlo con una buena estrategia de comunicación.

  Xavier López Díez