El comprador del futuro

Con las nuevas tecnologías se están redefiniendo tendencias en los hábitos de compra de la población. Los nuevos consumidores son conocidos como Smart customers (consumidores inteligentes) y destacan por su ingenio y creatividad a la hora de desenvolverse por internet y los medios sociales. Se caracterizan por tener más información de los productos y del entorno, y menos lealtad hacia las marcas.

Con esta situación, las empresas se ven obligadas a reformular las estrategias clásicas de comunicación para llegar al público, y enfocarlas hacia un nuevo ámbito: el de las plataformas sociales. La importancia de estas herramientas sociales a la hora de la comunicación resulta esencial, y el hecho de no usarlas es un signo de debilidad que sitúa a la empresa en clara desventaja con los competidores. Es por ello que cada vez las empresas, aun en tiempos de crisis, destinan más presupuesto a políticas de comunicación online.
consumir en internet
Las herramientas tecnológicas provocan cambios en la forma de consumir tanto productos como servicios. Con Internet y los dispositivos móviles, millones de personas pueden acceder a productos que se ofrecen en cualquier parte del mundo y, además, ahorran dinero. Por el contrario, una gran proporción de consumidores se opone a comprar por Internet por la desconfianza que les provoca: los bienes pueden llegar dañados como consecuencia de las condiciones en las que viajan, tiempo de espera en recibir el producto, casos de robo de información bancaria, no se puede probar el artículo antes de comprarlo, etc.

Análisis

Según datos del PWC el 80% de los consumidores realizan una o más búsquedas por internet antes de confeccionar una compra. En los siguientes años se prevé un incremento de este porcentaje, ya que las previsiones indican que las personas no sólo “googlearán” más a la hora de comprar un producto o servicio, sino que además lo harán sobre una gran variedad de bienes y prestaciones, donde se incluirán productos de consumo diarios.
La principal causa de este comportamiento es el ahorro de las familias, que están dispuestas a invertir tiempo para conseguir la mayor información posible y así encontrar la combinación calidad-precio que más se ajuste a sus necesidades.

Factores de incidencia en el ámbito digital

Estudios muestran el tiempo y el diseño del sitio web como factores claves a la hora de elaborar una transacción. Un 92% de los internautas estadounidenses admite que aspectos visuales de una página influyen en la decisión de compra. Asimismo 6 de cada 10 dicen que están dispuestos a abandonar la web si tarda más de 3 segundos en cargarse.

marketing online

Los nuevos tiempos dan más poder de negociación a los consumidores, que tienen la posibilidad de elegir entre un abanico de empresas para comprar un producto. Por el contrario el poder negociador de las empresas ha disminuido, y tienen la obligación de ser dinámicas tanto en la realización de campañas físicas como online para fidelizar a los clientes y no verse obstaculizadas en la consecución de sus objetivos.

Daniel Lledó Martínez

Swiss Style: el diseño claro y el chocolate espeso

Como hemos podido ir observando durante este año, las tendencias en diseño en el 2014 están girando en torno a la simplicidad.

La prioridad de la imagen sobre el adorno o la sustitución de  los relieves por el uso del diseño plano y sencillo son algunas de las características de esta disposición hacia lo cómodo que tiene como objetivo aportar una sensación visual de orden, claridad y frescura.

Por eso, hemos querido aprovechar para hablaros sobre uno de los estilos que más representa este tipo de composición gráfica, el diseño suizo.

diseño suizoswiss_styleEl Swiss Style, aunque ahora vuelve a estar en vogue, fue predominante durante los años 70, pero sus orígenes se remontan años atrás con la segunda Guerra mundial.

Durante la primera mitad del siglo XX Europa se encontraba inmersa en pleno conflicto y aprovechando la neutralidad de Suiza muchos extranjeros de distintas partes del continente emigraron para sobrevivir. Entre ellos, artistas gráficos y numerosos tipógrafos que vieron en este país la oportunidad de poder desarrollar su carrera sin obstáculos.

La necesidad de entenderse en un ambiente donde se habla alemán, italiano, francés y romanche hizo que se hiciera uso de formatos multilingüe que ayudaran a facilitar la claridad comunicativa.

El diseño debía dejar de lado toda expresión artística y personal para mostrar una solución más científica y universal

Con objetivo de realizar diseños funcionales caracterizados por la limpieza, legibilidad y objetividad, se creó la necesidad de una tipografía limpia y de palo seco que causara mayor impacto visual. Se descubre una manera potente de comunicar sin necesidad de sobrecargar basado en el modernismo y el constructivismo de la escuela Bauhaus.

Póster de diseño suizo de 1959

Así, a partir de los años 50 comienza en Suiza y también Alemania un nuevo estilo de diseño gráfico conocido como Swiss Style.  Y no tardó en extenderse por Europa y Estados Unidos, por lo que pronto fue considerado como el “Estilo Tipográfico Internacional”.

Desde entonces, muchos autores han contribuido a la popularidad del estilo, pero hoy queremos destacar la propuesta del diseñador mallorquín Xisco Barceló.

 Swiss Style Design se trata de un proyecto abierto a cualquier amante del diseño que quiera colaborar y que consiste en reinterpretar carteles de películas al estilo suizo.

Una buena oportunidad para ponerse a prueba como diseñador y aportar la propia versión como en estos diseños.

Es así de fácil. Tan solo hay que escoger una película, diseñar tu póster en estilo suizo y mandar tu pieza online.

¿Os animáis? ¿Qué os parece este estilo?

Si os interesa, aquí podéis informaros más sobre este tema.

Cristina Domenech Samper

Consumo incluyente

1.consumdig, Consumo Incluyente, Javier Reguera, Símbolo Ingenio Creativo

La mediación de sofisticadas estrategias de comunicación digital en los procesos de decisión de compra está alterando los parámetros de valoración del consumidor. Podemos advertirlo en la asimilación de cinco drivers plenamente integrados en los medios digitales dirigidos al consumo o la compra online.

1. Descubrimiento: los consumidores exploran nuevos productos y servicios apoyándose en sus redes sociales y plataformas digitales afines.

2. Clasificación: los consumidores cada vez con mayor asiduidad e intensidad reciben calificaciones específicas, opiniones y recomendaciones desde sus redes sociales y otras plataformas digitales.

3. Feedback: los consumidores pueden acogerse a sus amigos y seguidores (a su entorno online próximo) para mejorar y validar sus decisiones de compra.

4. Socialización: la compra online se está convirtiendo en un concepto social, aún cuando los consumidores y sus allegados no están físicamente juntos.

5. El usuario como un servicio: Con todo ello, la comunicación online llevada a cabo por el usuario se convierte en una herramienta util y valorada para otros usuarios-consumidores.

No faltan multitud de ejemplos que dan cuenta de esta nueva realidad vinculante entre comunicación y consumo, donde la opinión y la recomendación, en cualquiera de sus formas, generan oportunidades que van más allá del feedback informativo. Plataformas como Love This, ShopSocially, Hunch o Svpply profundizan en esas variables atendiendo a la necesidad del consumidor por encontrar pautas que legitimen sus compras futuras. El feedback entre iguales es un factor determinante a la hora de bascular una percepción positiva o negativa del producto.

 2.livingsoc, Consumo Incluyente, Javier Reguera, Símbolo Ingenio Creativo

Ante ese nuevo paisaje surge una variante que afecta tanto al comportamiento del consumidor como al enfoque estratégico del marketing online: el consumo incluyente. Se trata, por tanto, de aquellas formas de acto de compra online que, partiendo del universo relacional de la opinión y la recomendación, crean atracciones entre usuarios-consumidores con el fin de establecer la adquisición de un determinado producto o servicio. El propio acto de compra termina por convertirse en una  experiencia de consumo. Asi, por ejemplo, Living Social, plataforma online de ofertas especializadas, utiliza el potencial social para motivar al consumidor en sus compras, de manera que si tres personas utilizan el link de compra utilizado por un usuario éste obtiene su compra gratuitamente.

Desde las perspectiva del marketing estratégico, el objetivo puede centrarse en provocar en el cliente principal un rol activo en cuestiones promocionales, pero también pueden encontrarse ejemplos donde el procedimiento hacia el consumo incluyente es guiado por una aplicación o herramienta online que activa la decisión de compra compartida entre varios usuarios o un grupo afin. Tal es es el caso de eBay Group Gift. Lanzado en noviembre de 2010, permite a los usuarios invitar a amigos a compartir el coste de un regalo.

Bajo el influjo de esa nueva dinámica, el consumo incluyente puede entenderse como un sustitutivo real de las experiencias de compra offline vividas en grupo. Al añadir ingredientes socializadores se suma también una tendencia hacia la prescripción (valor de la influencia) que valida la lógica de las decisiones de compra. Shop with your Friends es un ejemplo de consumo incluyente que aplica la práctica de compra comunicativa en tiempo real y maximiza la participación entre iguales con el objetivo de producir un espacio en el que cualquiera de los miembros del grupo invitado puede intervenir, recomendar, influir o dejarse persuadir por las compras de otros.

 3.shopfriends, Consumo Incluyente, Javier Reguera, Símbolo Ingenio Creativo

Cualquier modelo de negocio de venta online resulta apropiado para aplicar estrategias de marketing que impulsen el consumo incluyente. El sector de la moda es particularmente sensible al mismo. Por ejemplo, los clubs de venta privada y outlets online han proliferado en número y calidad hasta el punto de convertirse en una opción atractiva y segura para muchos consumidores. Sin embargo, con una propuesta de valor general (con excepciones) basada en precios, promociones y relevancia de las marcas incluidas, tal mercado ha obviado otras alternativas a la hora de atraer y fidelizar a sus clientes. Tal como hemos visto, el valor también reside en la afiliación, y son los propios usuarios los que tienen la posibilidad de hacer creíble una comunidad.

Artículo escrito por: Javier M. Reguera (www.javierreguera.es; www.ultimo-resorte.blogspot.com)