El fenómeno de los micromomentos

¿Que son los micromomentos?

Seamos sinceros, hoy en día, el móvil se está convirtiendo en nuestro mejor aliado. Actualmente consultamos el teléfono móvil una media de 150 veces al día. Y gracias a los dispositivos móviles, los micromomentos pueden darse a cualquier hora y en cualquier lugar, ya que según Google, el 91% de los usuarios recurre a los dispositivos móviles para buscar información mientras realiza alguna tarea.

Micromomentos movil

Los micromomentos son el actual reto para las marcas.  Estos, son aquellos momentos en los que al consumidor le surge una serie de preguntas y automáticamente consultan su smartphone para encontrar las respuestas. Esperan que la información que buscan sea fácil de encontrar y comprender.

La labor de las marcas es estar presentes en estas experiencias diarias de los usuarios que solo duran unos segundos. Deben crear un contenido que se anticipe a las posibles preguntas del consumidor.

El recorrido que realiza el consumidor en su compra es muy diferente al que realizaba anteriormente sentado horas frente de un ordenador. Ahora, el recorrido se divide en cientos de momentos para la toma de decisiones. Se reduce el tiempo que dedican en cada sesión, aunque las conversiones siguen aumentando.

¿Cuáles son los cuatro micromomentos clave según Google?

Los cuatro micromomentos que requieren una rápida respuesta son:

  • Quiero saber: el usuario aún no tiene intenciones de compra pero necesita información útil
  • Quiero ir: en estos casos, las marcas debe estar presente para que el usuario considere la posibilidad de acudir a tu empresa.
  • Quiero hacer: crear contenido que ayude al usuario a hacer cosas nuevas, unas instrucciones útiles.
  • Quiero comprar: el cliente está decidido a realizar la compra y quizás necesite ayuda para ello, debemos estar presentes con una información acertada para que el usuario se decida por nuestro producto o servicio.

Las estrategias que nos propone Google para estar presente en estos micromomentos son tres:

  1. Estar presente: tener en cuenta los temas más consultados de nuestra marca o sector para poder anticiparnos y estar presentes. La marca debe comprometerse a ayudar a sus clientes. Tener presencia en los dispositivos móviles genera una ventaja competitiva además de aumentar el conocimiento de marca.
  2. Ser útil: nuestro contenido debe ser relevante para el usuario, que consiga responder a sus preguntas y satisfacer sus necesidades. El usuario prefiere un contenido conciso y educativo y en este caso debemos evitar las estrategias de venta agresiva.
  3. Ser rápido: los llamamos micromomentos ya que el usuario pretende informarse de forma inmediata. Para ser rápidos debemos descartar pasos en los procesos de compra, adelantarnos a las necesidades de nuestros clientes y garantizar una carga rápida de nuestro sitio web.

¿Quieres aplicar las estrategias para estar presente en estos micro momentos del usuario y así poder potenciar tu negocio? Contáctanos

Conectémonos

Llum Quiñonero
Directora de Comunicación en Símbolo Ingenio Creativo

Ante la fuerza de las transformaciones que amanecen por todos los rincones de nuestra vida, sólo cabe como vitamina la más alta dosis de creatividad, ese estado que puede permitirnos asistir con flexibilidad a los cambios para sumarnos a ellos. La comunicación, imprescindible para cualquier empresa, nos ofrece nuevos territorios.

Decía Macluhan que somos lo que vemos y que formamos nuestras herramientas y luego éstas nos forman.

En un tiempo que percibimos como un instante, acaso como un parpadeo, buena parte de nuestra realidad parece haber cambiado. Son esas nuevas herramientas de la comunicación tan poderosas las que nos ofrecen otra mirada sobre nuestro entorno. Nos abren nuevas posibilidades y recrean unas oportunidades antes jamás imaginadas. Quienes puedan sumarse a esas transformaciones, estarán conectados. Quienes no logren ponerse al día quedarán postergados, excluidos. ¿De qué lado queremos estar?

Si la máquina de vapor condujo a la Humanidad de una estación de tren a otra a una velocidad antes jamás conocida, hoy las nuevas tecnologías, se han metido en nuestros bolsillos y nos conectan instantáneamente en un mapa sin trazado previo. No es una broma, ni un asunto de jóvenes frikis, aunque los jóvenes son sus principales protagonistas y valedores. La sociedad de masas, la sociedad de consumo que conocemos, está dándose unos bailes por las pantallas de los ordenadores personales, de los Ipod, de las Blackberry y están generando una nueva forma de estar en el mundo. Lo perciben los medios de comunicación tradicionales y lo saben los políticos. Lo saben los directivos de las grandes empresas multinacionales y comienzan a percatarse de su importancia las empresas medianas y pequeñas, aquellas más alejadas de la industria de la comunicación que necesitan hacerse reales en los nuevos medios para alcanzar a sus clientes, a los de siempre y , en espaecial, a los nuevos. Las herramientas de Internet han dinamitado el viejo concepto de comunicación. Los intentos de creación de opinión pública, las campañas de marketing transitan por nuevos territorios. El receptor –votantes, clientes, ciudadanos, lectores, usuarios—ha tomado la iniciativa, ha transformado su sustancia, ha abandonado su aislamiento. Ahora está unido a sólo un click con el resto y opina, ofrece, vende, convoca, critica, promueve, actúa en la red y fuera de ella, en espacios virtuales que resultan tan reales como los físicos porque están conectados y porque se suceden en el momento de la acción.

Según el reciente estudio España conecta,  realizado por The Boston Consulting Group para Google el impacto de Internet en nuestra sociedad se extiende ya a lo largo de la mayor parte de actividades que realizamos tanto en nuestro tiempo de ocio como en el entorno profesional y aporta al PIB español 23.400 millones de euros de forma directa.

Vivimos momentos de extrema complejidad. La economía, la tecnología, las formas de trabajo y las condiciones laborales cambian vertiginosamente. Se desdibujan los mapas del mundo y las verdades incuestionables enferman de rigidez.

El alto nivel de sofisticación de los medios al que asistimos exige una mirada despierta, capaz de percibir las dificultades y diestra para buscar y ensayar las soluciones. Fluidez, flexibilidad, originalidad, viabilidad, elaboración, el proceso creativo nos reclama. La creatividad es un poder que todos podemos ejercer y la comunicación es su aliada principal. Conectémonos.