La importancia del merchandising como estrategia de comunicación

La importancia del merchandising como estrategia de comunicación

El merchandising es una estrategia de marketing muy utilizada por las marcas para poner sus producto o servicios en movimiento, acercándolos a los clientes, tanto actuales como potenciales. Sin embargo, no hay que olvidar que esta técnica está integrada –o debe estar- dentro de la estrategia de comunicación y que, por tanto, debe legitimar la filosofía y ser coherente con la personalidad de marca. En este sentido, el merchandising potencia la marca y la respalda, pero no la sostiene. Hoy hablaremos sobre la importancia del merchandising como estrategia de comunicación.

Como decíamos, el merchandising tiene como objetivo poner las mercancías en movimiento, rotarlas, acercarlas al público y visualizar la marca. Esto es, sin duda, una estrategia de ventas, en la que se pueden distinguir varios tipos:

  • Merchandising de presentación
  • Merchandising de seducción
  • Merchandising de gestión
  • Merchandising de ataque o defensa

En cualquiera de los casos, lo importante es que haya una intención comunicativa integral y transversal a todas las estrategias. En este sentido, es indispensable que el merchandising comunique la marca. Y es que como decíamos al empezar, la importancia del merchandising como estrategia de comunicación (y no sólo de ventas) es enorme.

Antes de pensar en formatos, canales o cantidad, hay que pensar en el mensaje. ¡Todo comunica!, ¡incluso lo que no se dice!

LAS CLAVES DE UN BUEN MERCHANDISING

Una vez se tenga claro qué se quiere comunicar, hay que tener en cuenta otros factores. Os los contamos a continuación:

  • Que sea eficiente. Debe promover el deseo de compra. Por tanto, la decisión de qué se hace, cuándo y cómo debe ser analizada y tomada de manera inteligente.
  • Que sea rentable. En este sentido también es importante que lo que se haga no suponga gastos innecesarios o insostenibles para la empresa. Un buen análisis permitirá que la decisión no sólo sea eficiente, sino productiva.
  • Que impacte. Debe ser atractivo e innovador. Para esto puede ser interesante apoyarse en las novedades del neuro-marketing, en conceptos como la piscología del color y, por supuesto, en las tendencias del mercado y de los consumidores.
  • Que sea funcional. Además de impactar, el merchandising debe ser útil. Los clientes no agradecen un producto gratuito si no encuentran cómo usarlo en su vida cotidiana. Para lograr esto sólo hace falta un motivo y, sobre todo, mucha imaginación.
  • Que sea versátil. El merchandising debe ajustarse al target y ofrecer productos personalizados. No hay que olvidar que con la cantidad de estímulos que reciben diariamente, los usuarios cada vez son más demandantes y exquisitos.

 

Cómo gestionar crisis en Redes Sociales: 6 consejos clave

Cómo gestionar crisis en redes sociales

En nuestro artículo de la semana pasada hablábamos del poder indiscutible de las redes sociales y de cómo evitar crisis en estas plataformas. Sin embargo, no siempre es posible prever las crisis y, a veces, simplemente estallan y hay que actuar. Evidentemente dependerá de cada marca y de cada crisis qué es lo que debe hacer, cómo y cuándo; no existe una solución estándar. Sin embargo, sí se pueden tener en cuenta ciertas cosas. Hoy os damos algunos consejos clave para saber cómo gestionar crisis en redes sociales.

Ahora, lo primero que tenemos que saber es que no todo puede catalogarse como una crisis. Comentarios negativos siempre hay y no necesariamente son o serán necesariamente una crisis. En este sentido, es importante escuchar los usuarios y conocerles para poder responder sus quejas e inquietudes asertivamente y de manera personalizada. ¡No todas las personas son iguales! 

El sentido común y un buen análisis de la situación es lo que permite reconocer una crisis y diferenciarla de un par de comentarios negativos. Y, como decíamos, una vez identificada una crisis, es importante actuar; y de la mejor forma, claro. 

6 consejos sobre cómo gestionar crisis en redes sociales

  • Dar la cara: Esto es lo primero que hay que hacer. ¡Y hay que hacerlo bien! ¿Esto qué quiere decir? Que debe hacerlo quien esté en la cabeza de la empresa u organización y nadie más. Debe haber un solo portavoz para darle la mayor consistencia y coherencia a los mensajes. 
  • Dar una respuesta rápida:  Cuanto más ágil sea una marca, menos poder se le da a terceros de hacer la crisis más grande. No hay que olvidar que en redes sociales todo se magnifica. ¡Todo! 
  • Mantener la calma: Es cierto que se debe dar respuesta rápido, pero esto no implica que se den respuestas mal y a la ligera. Durante una crisis hay que informarse y pensar con cabeza fría antes de tomar cualquier decisión o de dar cualquier respuesta. Cualquier decisión o información precipitada y poco acertada puede jugar en contra.
  • Hablar con sinceridad y transparencia: No hay que intentar embellecer la verdad, ni ocultar información. ¡Todo lo contrario! Informarse bien y contar lo que se sabe es indispensable. 
  • Ser humilde: Igual de importante que decir la verdad es aceptar los errores. Esto, además, hacer parte de la humanización de las marcas y puede jugar a favor, si se sabe cómo. 
  • Monitoriza la evolución: Así como hay que monitorizar constantemente las redes sociales para anticipar las crisis y conocer qué se dice y quién lo dice; es fundamental vigilar cómo se desarrolla una crisis durante todo el tiempo. Esto va a permitir conocer detalles en profundidad y tomar decisiones acertadas en el momento oportuno. 

Cómo evitar crisis en Redes Sociales: 6 claves 

Cómo evitar crisis en Redes Sociales: 6 claves

El poder de las Redes Sociales es indiscutible. Por eso, la mayoría de marcas las aprovechan para promocionarse, crear comunidades, aumentar su notoriedad y acercarse a sus públicos. Sin embargo, no hay que olvidar que así como pueden funcionar perfectamente para traer beneficios, pueden convertirse en un enemigo gigante. Una mala gestión de estas plataformas digitales tiene enormes consecuencias en la reputación de las empresas. Hoy os contamos cómo evitar crisis en redes sociales.

6 claves para evitar crisis en redes sociales 

  • Lo primero que hay que intentar es anticiparse a las crisis, monitorizando constantemente las redes sociales. Hay que saber todo el tiempo qué se dice de la marca y quién lo dice. Esto permitirá tomar conciencia e ir modificando conductas antes de que los problemas se hagan demasiado grandes. No hay que olvidar que en las redes sociales, los malos comentarios se expanden a la velocidad de la luz.
  • Analizar la situación es importantísimo. Así como hay que saber qué se dice y quién lo dice, hay que llegar hasta la raíz del problema. ¿Cuál es realmente el conflicto? Si no se tiene toda la información, lo más probable es que las decisiones que se tomen no sean las que realmente necesitan las clientes o usuarios.
  • (Re)conocerse y saber con qué recursos se cuenta (humanos, tecnológicos y económicos) es necesario para poder dar respuestas acordes y efectivas cuando sea necesario.
  • Imaginar diferentes escenarios -desde el mejor hasta el peor- y planificar qué se haría en cada uno de ellos es una estrategia muy efectiva. ¡Hay que estar preparado para todo!
  • Preparar un protocolo de actuación. Esto va a facilitar la gestión de las crisis cuando éstas se presenten. Hay que tener presente que a veces no es posible anticiparlas y estallan y se expanden demasiado rápido. 
  • Designar un equipo o un responsable que se encargue de hacer un diagnóstico permanente de lo que ocurre en redes sociales y de tomar las decisiones acertadas cuando sea necesario. Antes y durante una crisis las decisiones no puede tomarlas cualquiera, ¡y mucho menos sin un diagnóstico y análisis previo!