El blanco y negro en un mundo de color

advertising-inspiration-1-liquid-paintcanspread

¿Sabías que el mayor número de compras que realizamos a lo largo de nuestra vida está motivado por estímulos irracionales? Los colores tienen mucho que decir sobre esta toma de decisiones.

Muchas reacciones de las que provocan los colores vienen asociadas a un lugar y una cultura, por eso un mismo color puede afectar de forma distinta y significar algo muy diferente en diversas personas.

Según un estudio realizado por Kissmetrics, a la hora de realizar una compra, los consumidores se sienten más atraídos por la apariencia visual en un 93%, frente a un 6% que se fija en la textura y un 1% en el olor. Además, el 85% de los compradores afirma que el color del producto es la razón principal por la que deciden adquirirlo. Por otro lado, hay que tener en cuenta que el color puede ayudar a identificar una marca. De hecho, el color aumenta este reconocimiento de la marca en un 80%, algo que se relaciona directamente con la confianza de los clientes hacia la marca.

2414

Pero, ¿Qué ocurre con aquellas empresas que optan por el blanco y negro para sus campañas publicitarias? Si bien el color se utiliza para representar la alegría, la energía y lo joven, el blanco y negro aboga por representar el lujo, la calidad, la sofisticación y la elegancia en sí misma. De igual forma, este tipo de publicidad nos permite resaltar nuestro producto sobre el resto de las campañas, como es el caso del anuncio de Dolce & Gabbana; en una fotografía cargada de elegancia y sencillez se resalta el producto de la compañía, el cual se encuentra a color, sin llegar a restarle protagonismo al fondo de la imagen, pero llamando la atención lo suficiente como para no pasar desapercibido.

original

Los anuncios donde el blanco y negro se vuelve protagonista pueden parecer una apuesta arriesgada, ya que para algunos es la viva representación de la mala suerte o incluso la muerte. Pero lo cierto es que a nivel estratégico, optar por esta opción, puede ser determinante para triunfar y destacar ante el resto. Y es que puede que una de las claves para triunfar en la publicidad, en un mundo donde nos regimos por estímulos, no sea otra que quitarle un poco de color a nuestra vida.
¿Y tú, cómo prefieres ver la vida, en blanco y negro o a color?

El marketing de los 5 sentidos

dezeen_Tableware-as-Sensorial-Stimuli-by-Jinhyun-Jeon_ss_4Hace ya unos meses que Google presentó su nuevo invento, el prototipo de unas gafas  “inteligentes” llamadas “Google Glass Explorer Edition”. Este gadget dispone de una cámara integrada y una pequeña pantalla colocada ligeramente por encima de la línea de visión en la que se proyectan contenidos, como imágenes, vídeos o correos electrónicos. Pues bien, la tecnología no se iba a parar en este punto.

El consumidor ahora es presa del hedonismo y busca más que nunca sentirse especial. Muestra de ello son los conciertos para 50 personas en las tiendas, las exposiciones de arte “exprés” que permanecen en una misma ciudad apenas dos días o las clases casi particulares en la Apple Store acerca del funcionamiento de sus productos.

Pero en un mundo donde la tendencia está en comprar a través de la red, la principal preocupación es si realmente nos gustará. Por este mismo motivo se impone cada vez con más fuerza el marketing basado en los sentidos. Este tipo de marketing llamado sensorial o multisensorial, cuando combina varios sentidos, tiene el objetivo de crear en el consumidor experiencias a través de la vista, el sonido, el tacto, el gusto y el olfato.

Está demostrado que si el consumidor está de buen humor mientras compra, el consumo aumenta. Por esta misma razón, convertir el momento de la compra en un momento de confort y placer sensorial nos permitirá ya no solo un mayor consumo, sino también un mayor índice de regreso.

Pero además, todos los estímulos sensoriales se almacenan en nuestra memoria, permitiéndonos recuperarlos cada vez que volvamos a experimentarlos. Es por eso que un olor tiene la capacidad de transportarnos a un momento ya vivido, una canción a una persona o lugar especial, etc.

Con la importancia que ha adquirido este tipo de marketing, se hacen necesarias otras formas publicitarias, como el odotipo o el sonotipo. Estos dos grandes desconocidos son un aroma y una marca sonora corporativa respectivamente.

No obstante, todo esto puede parecer, a priori, paradójico. Y es que cada vez es más corriente comprar a través de Internet, medio que a simple vista anula el marketing sensorial. Pero ¿quién ha dicho que no podemos saborear, tocar y oler las cosas que nos venden en la red? La tecnología cada vez avanza más y más rápido, y fruto de ello tenemos inventos como las Google Glass o las cucharas sensoriales diseñadas por Jinhyun Jeon que provocan nuevas y buenas experiencias en los consumidores.

La tecnología nunca deja de sorprendernos, hoy son unas cucharas que estimulan el gusto pero quién sabe qué nuevo invento puede asombrarnos mañana. Así que debemos ponernos manos a la obra, aún quedan muchas cosas por descubrir.