Lovemark: perder la cabeza por una marca

Como diría la artista chilena Monna Bell “hoy es el día de los enamorados”, y al igual que muchas parejas de todo el globo que aprovechan esta fecha señalada en el calendario para demostrarse lo mucho que se aman, podemos encontrar diferentes campañas publicitarias enfocadas únicamente a este día tan sentimental. Campañas que despiertan en nosotros cierto afecto hacia la persona que tenemos al lado y nos recuerdan lo importante que es querer y ser correspondido, así mismo, logrando para las marcas que realizan este tipo de acciones, el mismo resultado enamoradizo.

Pero, ¿qué ocurre con el amor? Pues que si es verdadero, seguramente seguiremos amando con la misma pasión e intensidad el resto del año. Algo con lo que todas las marcas sueñan, que su público no atienda a razones, que realice actos espontáneos, ilógicos y que el sentimiento hacia ella sea tan fuerte que no pueda dejarla por otra.

Lovemark, perder la cabeza por una marca. Símbolo Ingenio Creativo.

En 2004 el mundo del marketing, de la mano de Kevin Roberts de Saatchi & Saatchi, creó un concepto que representaba lo anteriormente dicho, las lovemarks.

Pero, ¿qué es en realidad una lovemark?

Una lovemark es sencillamente aquella marca que amamos y no sabemos bien porqué. Es algo que escapa de todo razonamiento lógico, la cabeza se queda a un lado y las decisiones se toman a partir del corazón, de un sentimiento.

Y la verdad es que no nos enamoramos de una marca, si no que ellas hacen que caigamos rendidos a sus pies y se conviertan en irresistibles para nosotros. Para ello existe una fórmula que mezcla en el mismo frasco la confianza, reputación y valores de la marca, añadiendo misterio, intimidad y sensualidad, tres factores que despiertan en nosotros curiosidad por saber más y querer acercarnos ella. Una bomba de amor la cual nos da una serie de experiencias inolvidables compartidas junto a la marca.

Finalmente nos gustaría mostraros un caso sobre una marca que ha trabajado más allá de la razón y se ha convertido en parte de nuestras vidas. Puede ser que ya forme parte de vuestra rutina y casi no sintáis su presencia, pero si por cualquier motivo desapareciera, seguramente la echaríais en falta.

Google, bajo el eslogan “Search On”, es un claro ejemplo sobre cómo una marca se hace indispensable para los diferentes ámbitos de tu vida. Todos conocemos otros buscadores, pero sin saber bien porqué, no te imaginas utilizando otro. Eso es una lovemark.

https://www.youtube.com/watch?v=et_BFRbgoSs

Seguramente estéis pensando ya en vuestra lovemark, animaros y decidnos qué marca os cambió la vida. Y si queréis, podéis dar un vistazo por la página de Saatchi & Saatchi que trata sobre lovemarks para ver si se encuentra vuestra marca especial.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *