¿Qué puede hacer la publicidad para combatir los estereotipos machistas?

Los estereotipos de género son creencias generalizadas sobre los atributos que caracterizan a hombres y mujeres, y que se adquieren a través de procesos de aprendizaje en los que intervienen factores culturales como los medios de comunicación, la familia, la escuela, etc. Contribuyendo a mantener las diferencias entre hombre y mujer.

Los medios de comunicación fomentan en multitud de ocasiones el sexismo. En publicidad se suele diferenciar el público objetivo distinguiendo entre hombres y mujeres, como por ejemplo en los anuncios de tareas domesticas, donde siempre aparecen mujeres limpiando. Está claro que no toda la publicidad es así, por suerte. Nos referimos a la rama más tradicional dentro del sector. Pongamos otro ejemplo, un anuncio de Durex que utiliza de reclamo el rol sexual de la mujer como objeto sexual.

¿Qué puede hacer la publicidad para combatir los estereotipos machistas? Durex, Símbolo Ingenio Creativo.

Uno de los múltiples ejemplos que podemos poner es el de las películas Disney, donde se ve claramente  cuáles son los estereotipos  de género. La mujer es una princesa sensible, débil, y siempre a la espera de que la rescate su amado y valeroso príncipe.

[youtube]http://www.youtube.com/watch?v=aTzYkiM3EeU[/youtube]

Como muestra final de todo lo dicho hasta el momento cabe ejemplificar con datos que todos y cada uno de nosotros conocemos y forman parte de nuestro día a día:

–       En el congreso solo hay un cinco por ciento de mujeres.

–       En cuestiones laborales, el sueldo del hombre casi siempre es mayor que el de las mujeres.

–       En el metro de Madrid las mujeres son taquilleras mientras que los hombres son conductores.

–       Los hombres tienen más puestos de mando y poder.

–       En el deporte profesional, la proporción es de una mujer por cada veinte hombres.

–       En la escuela, el AMPA está formado por más mujeres que por hombres, como si la educación de nuestros hijos dependiera solo de la mujer.

En conclusión, vivimos en términos generales en una sociedad basada en un sexismo mayoritariamente machista. La publicidad no es más que un reflejo de la sociedad en la que vivimos. Si bien es cierto que la dinámica va cambiando, ¿lo hace de forma demasiado lenta? ¿Pensáis que la publicidad debe dar un paso adelante en este tema, o debe ir de la mano de la inercia social?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *