Publicidad en los videojuegos ¿oportunidad o intrusismo?

Publicidad en los videojuegos ¿oportunidad o intrusismo? Símbolo Ingenio Creativo

La industria del videojuego nació de forma difusa a mediados del siglo pasado gracias a las supercomputadoras de la época. No fue hasta finales de 1972 cuando apareció en los EEUU la primera videoconsola doméstica, la Magnavox Odyssey, y con ella la locura del Pong. Fueron tiempos en los que las diferentes máquinas se iban reproduciendo como setas, ya que los costes de producción de videojuegos eran muy reducidos y los tiempos de programación incluso de unos pocos días. Quizá por ello la publicidad no estuvo presente durante las primeras andanzas de esta floreciente industria. No obstante tampoco tardaría en aparecer.

 

Las grandes marcas rápidamente se dieron cuenta de la oportunidad que suponía esta nueva forma de acceso al consumidor. La gente comenzaba a disponer de videoconsolas en casa, a las que dedicaban realmente bastante tiempo. Podemos hablar de propuestas de calidad, como la que supuso el videojuego Cool Spot, una chapa roja que era la mascota de 7 Up. Fue desarrollado en 1993 para las consolas Mega Drive y Super Nintendo, por Virgin interactive y David Perry. Contra lo que pueda parecer al ver imágenes o vídeos, se trataba de un videojuego bastante digno. En él manejabas a la chapa y se incluía publicidad, por ejemplo, en forma de botellas de 7 Up, las cuales formaban parte del gameplaying, es decir, se interactuaba con ellas.

[youtube]http://www.youtube.com/watch?v=1r44pjogrNI[/youtube]

 

Otro videojuego que podemos señalar es el PepsiMan, pero como ejemplo de lo que no se debe hacer. PepsiMan es la mascota que en Japón se dio a la marca en la segunda mitad de los años 90. Se trataba de una especie de superhéroe, similar a un Power Ranger azul, que protagonizó varias campañas exitosas. De ahí que la industria del videojuego nipona forzara la aparición de un videojuego para la primera Playstation, donde el jugador debía ir corriendo por diferentes lugares, esquivando peligros y recogiendo latas de Pepsi.

[youtube]http://www.youtube.com/watch?v=YdqW9PAv5_M[/youtube]

 

Un ejemplo más actual (2010): Doritos Crash Course. Se trata, como su nombre indica, de un videojuego que trata de promocionar la famosa marca de nachos. En este caso la estrategia a seguir es muy interesante, ya que a pesar de ser un videojuego bastante sencillo, tiene cierta capacidad de entretenimiento y se ofrecía de forma descargable y gratuita. Por tanto a la compañía le compensa asumir el coste de la producción de un videojuego sencillo, aún regalándolo, a cambio del alcance publicitario.

[youtube]http://www.youtube.com/watch?v=YuCFgaI_qEA[/youtube]

 

Hasta ahora hemos visto ejemplos de videojuegos creados para la marca, pero hay otro tipo de publicidad en los videojuegos, mucho más sutil. Se trata de la que se incluye dentro de un videojuego más o menos realista como parte del mundo que se representa. Hay muchos ejemplos de ello, pero quizá donde mejor se aprecia esto es en los juegos deportivos, tanto de fútbol como de conducción, en sus respectivas vallas publicitarias y patrocinadores.

 

Publicidad en los videojuegos ¿oportunidad o intrusismo? Símbolo Ingenio Creativo

 

El último avance en la implementación de la publicidad en la industria es la que podemos encontrar en los dashboards (sistemas operativos) de cada videoconsola. Es decir, la propia máquina, antes de iniciar un juego te ofrece promociones, trailers de películas, y todo tipo de contenido de origen comercial.

 

El crowdfunding está pegando fuerte, y en relación a los videojuegos hay que señalar el modelo que ha implementado Verkami. Se trata de un portal dedicado a que la comunidad apoye diferentes proyectos originales y a creadores independientes. Por ello es común que pequeños desarrolladores acudan a este portal para crear videojuegos “indies”, que suelen ser sencillitos pero adictivos.

 

Un ejemplo es Dishwasherboy, un videojuego español que trata sobre un joven neoyorkino que debe pagarse la carrera fregando platos por los restaurantes de la ciudad. Se trata de un juego pensado para tabletas y smartphones que ya ha conseguido su objetivo de 3.500 euros.

[youtube]http://www.youtube.com/watch?v=CO4XNer6MEs[/youtube]

Tradicionalmente solo los grandes estudios podían asumir los costes de producir un videojuego, pero hoy en día, con la llegada de las nuevas plataformas de juego y portales como Verkami, se ha demostrado que grandes ideas con poco presupuesto son posibles. Se trata de una manera de marketing auto-promocional, muy directo y concreto, que suele conseguir su objetivo: la financiación del proyecto mediante mecenazgo social.

 

¿Qué opinas sobre la publicidad en los videojuegos? ¿Te parece que aporta a ganar en realidad o una completa intrusión? ¿Conoces algún caso que te haya sorprendido especialmente?

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *