Pisa fuego y quema tus miedos…

Este domingo día 16 de diciembre, se ha organizado un curso de motivación y desarrollo del potencial humano en Alicante, de la mano de Diamong Building, empresa que tiene la misión de impulsar a las personas y empresas hacia un crecimiento y evolución sostenibles, con el fin de contribuir a liberar todo el potencial que las mismas atesoran y que dé como resultado nuevos modelos de liderazgo.

Pepe Cabello coach profesional con 16 años de experiencia es el encargado de llevar a cabo esta actividad. Hemos tenido el placer de que nos concediera una entrevista contándonos su experiencia y en qué va a consistir el curso del domingo. ¿Quieres saber lo que nos contó?… Os enseñamos parte de la entrevista.

_K7Y0400

 ¿En qué va a consistir el curso de este domingo?

Este curso lo desarrollamos hace tiempo y lo tenemos combinado con una serie de actividades de motivación de alto impacto, en concreto este domingo haremos dos. Una es firewalking, que es una caminata por un camino de 6 metros con brasas ardiendo a unos 800 grados de temperatura, evidentemente descalzo, sino no tendría gracia. Y la otra es Arrowbreaking, que se trata de romper una flecha de arco con la garganta. Para realizarlas se llevan a cabo varios ejercicios de respiración, motivación, concentración y enfoque.

Una de las emociones que más trabajamos es el manejo del miedo. Llevo mucho tiempo diciendo que la mayor fuente de poder del ser humano es el propio miedo y si fueramos capaces de entender eso y de usar el miedo como aliado, y no como cómplice de nuestros límites, seríamos capaces de enfrentarnos a cosas mucho más grandes. Hay un momento que el miedo nos lleva a un estado de mucha ansiedad y después nos damos cuenta de que al controlarlo, aprendes a hacerlo y que el miedo es simplemente una historia que te estaban contando antes de conseguirlo.

La dinámica de firewalking queda muy enmarcada dentro del marco teórico del curso, donde vamos a trabajar desde la visión personal de cada persona, es decir, cuales son nuestras metas, nuestros objetivos, nuestros sueños, el porqué es tan importante perder una vida enfocada en algo que realmente queremos, aprender a marcar dirección, etc.

A veces, confundimos la velocidad con la dirección, y no se trata de correr, sino de saber bien hacia dónde vamos. Cuando uno marca bien su dirección a partir de ahí puedes darle velocidad, pero primero es clave marcar nuestra dirección. Después se requiere un vehículo apropiado, con una serie de características, revisar todas las creencias que las personas tenemos acerca de lo que es la vida, dividiéndolas en dos grandes grupos, las limitadoras y las potenciadoras.

¿En qué se diferencian?

Las limitadoras, son creencias que tenemos acerca de nosotros mismos que nos limitan a hacer cosas grandes, como “yo eso no lo merzco”, “yo eso no puedo hacerlo”, “no estoy lo suficientemente preparado” o “no merece la pena pagar el precio”, cantidad de creencias que tenemos acerca de una actividad, de nuestros sueños, de la vida misma, en una relación, de lo que sea… Hay gente que no tiene una relación más grande con su pareja porque simplemente no se creen merecedores de tener una relación grande. Cuando escarbas en las creencias de las personas, te das cuenta de que tienen que ver mucho con la autoestima, la imagen, con la educación, los valores…

Y después, hay un decálogo de creencias potenciadoras, que nosotros desarrollamos. Son diez creencias que entendemos que son claves para posicionarte en una buena postura y vivir una vida de resultados grandes y sostenibles, que a veces son muy básicas, como asumir la responsabilidad de todo lo que te ocurre. Son creencias que cuando las analizas son de bastante sentido común, pero que la mayoría de personas no las tienen asimiladas. A partir de ahí, aprender a tomar una decisión y darte cuenta de que cuando uno toma la decisión, hay cantidad de circunstancias externas que uno tiene que aprender a manejar.

¿Desde cuando te dedicas a esto Pepe?

Desde hace unos 16 años.

¿Qué estudios has realizado para poder dedicarte a ello?

Llevo estudiando coaching, PNL e inteligencia emocional unos 18 años. Básicamente mi formación viene de ahí, el mundo del coaching, la promoción lingüística, inteligencia emocional, filosofía…

A nivel personal, ¿Qué te aporta el hecho de, no solamente compartir este tipo de consejos y experiencias, sino además intentar adoctrinar a los demás para que les sirva a ellos también a nivel personal?

Me dedico a esto por agradecimiento en realidad. Para mi es clave descubrir todo esto, la forma en la que aprendí a resolver conflictos, problemas, desarrollar emociones y la forma de obtener resultados. Por eso, lo mínimo que puedo hacer es seguir compartiéndolo. Es mi forma de vida, no tengo otra fuente de ingresos ni otra forma de vida, pero para mi lo más grande y fue lo de que alguna forma reforzó todo esto, es que en concreto esta es mi visión, y afortunadamente encontré en la misma actividad mi misión, mi vocación y mi profesión, y creo que cuando una persona encuentra en una actividad estas tres cosas juntas es cuando se puede vivir esa emoción que todos conocemos como la pasión.

A partir de qué momento decidiste convertirte en entrenador de motivación, ¿a partir de algún momento en concreto, por alguna experiencia personal?

Ha sido un cúmulo, a mi me encantaría contar una historia con un super momento de inspiración enorme, pero yo nunca tuve eso. Las personas cambiamos por tres motivos, por shock, por inspiración y por conciencia. Para mí fue un tema de conciencia, un proceso muy personal, muy interior. Un proceso de muchos años, de toma de conciencia de que ésta era mi acción.

¿Consideras que el éxito personal y profesional va unido?

Es lo mismo, somos un ser olímpico no somos indivisibles, éste es el gran error del ser humano, hay gente que se pasa la vida diciendo: “yo mi vida personal la quiero independiente de mi vida profesional”.  Si tu vida profesional va mal es imposible no llevar un problema del trabajo a casa, esto es una guerra perdida y quien crea eso, está perdido. No se puede entender la una sin la otra, ya que si tu vida personal va mal, la profesional también, porque los problemas te los traes al trabajo y al revés.

¿Sabes a ciencia cierta si has ayudado a alguien o has podido tangibilizar los resultados de alguien en concreto?

Sí, por supuesto, mucha gente ha asumido esto como su filosofía de vida y sus herramientas para empezar a trabajar.

Por ejemplo, el otro día estuve tomando café  con el portero del club Jaén, su carrera estaba perdida hace dos años por una serie de acontecimientos y me contrató para empezara a trabajar con él, superó la titularidad del equipo en el que estaba, ganó el trofeo Zamora de España en segunda división B,  y al año siguiente gracias a todo esto lo fichó el Real Jaén.

¿Haces más conferencias para empresas o más individuales?

Si, trabajamos desde una sola persona, hasta multinacionales. Conferencias para cincuenta, cien o seiscientas personas. Desde amas de casa que puedan tener un problema personal con sus hijos,  hasta un club de fútbol  Actualmente trabajamos con un equipo de fútbol de 2º división A, mediante un ejercicio de motivación. 

¿Te has encontrado con alguna persona que haya sido especialmente difícil debido a que haya tenido miedo en alguno de los ejercicios?

La mayoría de las personas somos muy difíciles, porque es enfrentarse a un miedo y es difícil porque nunca antes lo hemos hecho, hasta que lo has hecho las suficientes veces y lo pasas a fácil. Hay personas que les cuesta mucho aplicar estas técnicas, algunas necesitan dos sesiones y otras al menos veinte. Otros posiblemente necesiten una vida entera.

¿Algún caso especialmente difícil o reto por el problema o situación en la que se encontraba la otra persona?

Retos son todos, no se puede juzgar la dificultad del problema de otro. Pero ha habido casos muy difíciles, desde empresas que estaban al borde de la quiebra económica, hasta el caso anterior del portero.

Para acabar, ¿alguna experiencia que recordarás toda tu vida?

El año pasado, con un club de fútbol,  se jugaba el ascenso en un solo partido. Algunos de sus titulares estaban lesionados, por lo que el equipo estaba muy desmotivado. El trabajo de motivación mue grandísimo. Finalmente el resultado fue de 3-1 en el campo contrario, era algo que no estaba previsto que ocurriera, así que fue un momento muy bonito. Justo en el momento del vestuario, se acordaron de mí y coreaban mi nombre.

También una chica que se llama Mª Carmen, que estaba mal con su familia y también tuve la ocasión de ayudarla.

Quiero dejar claro que esto no es una filosofía barata o “gurús del buenrollismo”, esto son herramientas y un trabajo enorme, fruto de trabajar mucho y de mucho ejercicio. 

Aprovechamos para agradecer a Pepe Cabello por compartir un rato con nosotros, fue un auténtico placer escucharte. Además, deciros que si os ha gustado lo que nos ha contado, podéis uniros a ellos en Facebook, nosotros ya lo hemos hecho.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *