Marcas como símbolo de tu personalidad

Las marcas surgieron, en un principio, como la manera de diferenciar unos productos de otros, pero ahora se encuentran muy lejos de ese origen. La gente ya no quiere diferenciar un producto de otro, sino diferenciarse ellos mismos de las demás personas. Por eso, las marcas ya no representan un simple producto, sino que representan estilos de vida, formas de ser y personalidades muy dispares.

Hoy en día no vale con tener un buen producto que ofrecer o con hacer una buena publicidad. Cada vez los consumidores son más exigentes, más inteligentes y, por qué no decirlo, más desconfiados. Por eso, las marcas deben dejar de dirigirse hacia simples “clientes” y empezar a dirigirse hacia personas con un modo de vida, que su marca debe reflejar.

Un buen ejemplo son las marcas de Surf o Skate. Grandes empresas como Billabong, Quiksilver o Vans, van mucho más allá de ofrecer un producto que les guste a sus compradores. Estas marcas son para el consumidor un símbolo de lo que les apasiona de verdad, y por lo que viven. En definitiva se representa una personalidad.

Otro caso es el de Adidas Originals. Justo cuando los consumidores empezaban a sentirse más nostálgicos que nunca, haciendo referencia a términos como “Old School”, dejándose el pelo afro o escuchando música de los 80’ y los 90’, justo en ese momento, Adidas recuperó su antiguo logotipo y comenzó a explotarlo con una línea de ropa muy diferente a la línea deportiva a la que nos tenía acostumbrados. Entonces, ya no vestías simplemente ropa Adidas, sino que eras de la “Old school” (de la vieja escuela), porque como dice el dicho, “todo tiempo pasado fue mejor”.

goodies1280x1024

¿Qué es lo que ha sucedido con las Ray Ban Wayfarer? Se pusieron de moda hace algunos años, y ahora todas las marcas las copian. Se escucha por la calle que son muy “vintage”; pero, preguntarle a vuestros padres por alguna foto de cuando eran más jóvenes. Efectivamente, todos las llevaban hace 40 años. En cuanto empezó a llevarse lo “retroRay Ban supo volver a sacarle partido a uno de sus antiguos productos estrella. Supo conectar con las personalidad y los gustos del consumidor, y convirtió unas simples gafas de sol, en un rasgo identificativo de una nueva tendencia social.

También fue el caso de las zapatillas Converse, la gente se sentía tan identificada con su estilo, que pasó por ser rockero, “popero” y terminó siendo de todo el mundo. Además, al asociar su marca con el grupo pop “El Canto del Loco”, uno de los grupos pop españoles con más seguidores en el momento, llegando incluso a aparecer las zapatillas en la carátula de uno de sus discos, todos los fans del grupo también se hicieron automáticamente fans de Converse. Supieron relacionar lo que más le gustaba a su público objetivo con su marca.

Pero también existen otras marcas fuera del terreno textil que saben muy bien cómo hacer que su público se sienta identificado con ellas. Es por ejemplo, el caso de Apple. Algunas personas compran sus productos por tecnología, por el sistema operativo o por sus prestaciones. Aunque, no nos engañemos, la gran mayoría lo compra por su imagen. Las personas que se sienten creativas, que les gusta el diseño o simplemente estar a la moda, se han enamorado profundamente de esta marca, de sus complementos y en conclusión, del modo de vida que proyecta.

Estos tan solo son algunos ejemplos de cómo una marca puede y debe ir cada vez más lejos. Pasar la frontera de la mera distinción entre productos, hasta convertirse en símbolo distintivo de un modo de vida. Y de esta manera, demostrar que no solo a tu público le gusta tu marca, a tu marca también le gusta su público objetivo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *