En Facebook, ¿perfil de usuario o fan page?

En Facebook encontramos distintas posibilidades a la hora de establecer nuestra presencia como son los perfiles de usuario, las páginas (también llamadas “Fan pages“) o incluso los grupos, cada uno con distintos usos y objetivos.

Debido en parte al desconocimiento de las posibilidades que ofrece, se ha hecho muy habitual entre empresas que quieren aparecer en la red social de Mark Zuckerberg crear perfiles personales para mostrarse en ella y conseguir nuevos “amigos”. Además, existe otro hecho que ha provocado que muchas empresas y negocios hayan optado por establecerse con cuentas de usuario en esta red social, ya que existe una clara ventaja frente a las páginas a la hora de alcanzar una cierta notoriedad a corto plazo.

No obstante, a pesar de que la presencia de empresas con cuenta de usuario se ha convertido en una actividad bastante habitual en Facebook, debemos tener presente que este hecho contraviene la política de uso de la red social, ya que sólo las personas físicas pueden tener perfil personal (¿parece lógico no?). Por lo tanto, actuar de esta manera nos deja expuestos a ser denunciados o que Facebook advierta esta mala práctica por si mismo, lo que supondría la eliminación automática de la cuenta y el consiguiente problema de pérdida de todos nuestros contactos y la información que hayamos ido compartiendo a través de nuestra actividad.

Cuenta eliminada de Facebook

Infringir la política de uso de Facebook supone un motivo de peso para evitar actuar de esta forma. Junto a este hecho, hay que tener muy presentes todas las ventajas que tiene crear una página de Facebook para promocionar nuestra empresa, ya que es una modalidad de participación adaptada a esta necesidad específica. Algunas de las ventajas más importantes son las siguientes:

  • Posibilidad de superar el límite de 5.000 amigos que tienen los perfiles personales.
  • Obtención de estadísticas personalizadas. Que vienen siendo mejoradas notablemente respecto a los datos que Facebook ofrecía hasta no hace mucho tiempo.
  • Creación de una dirección sencilla del estilo http://www.facebook.com/nombredetuempresa; con un buen posicionamiento en Google, que nos ayudará a copar la primera página del buscador cuando nuestros clientes busquen información sobre nuestra empresa.
  • A medio y largo plazo, si son bien utilizadas, las páginas son mucho más virales y tienen potencial para alcanzar mayor número de usuarios.
  • Posiblidad de generar anuncios de Facebook para dirigir tráfico hacia nuestra página.
  • Personalización completa de las pestañas (que en el último gran cambio de Facebook fueron eliminadas por completo de los perfiles personales) y otros elementos que componen la página.
  • Posibilidad de utilizar static FBML, lenguaje de programación propio de Facebook que nos permite diseñar páginas de nuestra empresa a modo de bienvenida o para informar de nuestros productos y servicios (en http://www.customfacebookpage.com se puede ver un buen número de páginas de Facebook personalizadas de distintas marcas).
  • Administración compartida de la página entre más de un usuario.

Por todo esto, y porque nos gusta predicar con el ejemplo,  hoy día 11 de enero de 2011 hemos eliminado definitivamente el perfil de usuario de Símbolo que creamos hace ya algún tiempo y en el que acumulábamos prácticamente 300 amigos. Por ello, os animamos desde aquí a que pulséis el botón “me gusta” y os hagais fans de Símbolo en su página de Facebook: www.Facebook.com/SimboloIC, prometemos buenas dosis de cositas interesantes y muchas ganas de aprender conversando con todo el mundo 😉 .

2 pensamientos en “En Facebook, ¿perfil de usuario o fan page?

  1. Realmente utilizar cuentas de “fan page” o páginas oficiales es algo que va más en la onda de lo corporativo y dentro del cauce establecido por facebook. Sin embargo, romper con estas rutas predefinidas y dar usos distintos a utilidades ya existentes siempre abre nuevos caminos, crea cosas nuevas, y especialmente, abre los ojos a aquellos que pensaban que tenían todo perfectamente encajado dentro de sus sistema.
    En mi estudio de arquitectura hicimos primero una fan page, pero la escasa interactividad que te permite realizar este tipo de páginas, nos llevó a abrir un perfil personal, con una identidad que nos costó sudor y lágrimas para conseguir que facebook se creyera que era la de una persona con nombres y apellidos, pero que al final coló.
    Está el inconveniente de no saber si eliminamos el perfil de página o no, pues ahí hay mucha gente que nos sigue también, y estamos dejándolo a ver si uno gana de calle al otro o se quedan empate.

    Tenemos ventajas del perfil personal que no teníamos antes en el corporativo, como la comunicación bidireccional: en un perfil corporativo tu empresa no puede hacerse amiga de la web de otra empresa (pongamos por ejemplo, dos estudios de arquitectura que colaboran), sin embargo, como perfiles personales sí que se puede. Ahí hay un vacío que deben estudiar, porque está claro que las ventajas de las páginas oficiales deben combinarse con las de las personales: en una página oficial puedes programar pestañas customizables para incluir aplicaciones, promociones, juegos personalizados para que el público interactúe con tus productos… y en una página personal puedes tener una relación directa con el usuario.

    Tiempo al tiempo, el propio facebook está siendo usado de un modo que no se pensó, pues arrancó como “guía” online de estudiantes universitarios para mantener el contacto, y mira hoy!

  2. Estamos de acuerdo Ruben, las fan page van en la onda de lo corporativo y son espacios que cuentan con grandes “limitaciones” (aunque yo las llamaría diferencias) respecto a los perfiles de usuario. También creo que algunas de esas diferencias son intencionadas y van en la línea de intentar satisfacer a todos los públicos que reune Facebook, porque si todos están contentos FB seguirá siendo una plataforma de éxito.
    Lo que también está claro es que Facebook pone las normas, porque no debemos olvidar que el “chiringuito” es suyo, y si no las cumplimos estamos expuestos a ser eliminados, lo cual sería bastante trágico para según que empresa. Yo cuando entro en la casa de un tercero porque me interesa estar allí intento cumplir las normas del lugar, porque si no, sé que estoy claramente expuesto a que me echen.
    Por lo tanto, creo que a nivel personal cada uno es muy libre de actuar como quiera: infringir las normas, descubrir nuevos usos, ir siempre un poco más allá… pero también creo que cuando tu responsabilidad, como en nuestro caso, es con un cliente, debemos ajustarnos lo máximo posible al código de uso, evitando todo tipo de riesgos innecesarios.

    Por cierto, Gracias Ruben una vez más por tus interesantes comentarios 😉

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *