La publicidad en San Valentín va de culo…

Hoy es una de esas fechas en que las marcas se frotan las manos, uno de esos días en que la sociedad se lanza a celebrar el consumismo. Hoy, con la mejor excusa de todas: el amor. San Valentín es un día esperado por muchos, odiado por otros tantos, pero sea como fuere, para las marcas es una oportunidad. Una gran oportunidad que a veces se sabe aprovechar tirando de creatividad, pero que en muchas ocasiones nos deja piezas para olvidar o cuestiones curiosas, como la que tratamos hoy.

Ayer nos encontrábamos en este artículo en Marketing Directo con los “peores anuncios de San Valentín” y entre ellos hay algo que nos llama la atención: esa “maravillosa” idea que asalta la mente del publicitario y que soluciona todos sus quebraderos de cabeza, poniendo fin al proceso creativo… Mal. Porque muchas veces, después de este momento de iluminación nos encontramos con la cara B: no sólo se te ha ocurrido a ti.

(de izquierda a derecha:  Axe,  Indirapuram Habitat Club Hotel y Swatch)

En estos casos, además, la idea parece llegar desde los instintos más bajos… Dentro del horror, Swatch al menos lo arregla con un copy decente y una disposición que llama a la interacción del usuario.

Alguien debería haber dado un toque a estos creativos en algún momento con aquello de “dale una vueltecita más”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *