Cómo funciona la compraventa de seguidores de Instagram y por qué no hacerla

compraventa de seguidores de Instagram

La compraventa de seguidores en redes sociales como Facebook, Twitter, Google+ e Instagram comenzó a extenderse hace algunos años cuando celebridades, marcas, emprendedores e incluso políticos empezaron a utilizar esta estrategia para rellenar sus estadísticas de manera rápida, fácil y económica. Sin embargo, no es aconsejable. A continuación os contamos cómo funciona la compraventa de seguidores de Instagram y por qué no hacerla.

Como hemos dicho, es un proceso rápido, fácil y económico. Puede realizarlo cualquier usuario que tenga la cuenta pública a través de alguno de los portales web que ofrece este servicio, eligiendo el número de seguidores que desea, rellenando un formulario y pagando a través de PayPal o su tarjeta de crédito.

Normalmente funciona por “pack” y el precio varía dependiendo del número de seguidores que éste incluya. 1.000 seguidores pueden valer entre 5 y 10 euros, dependiendo de la web.

¿Por qué no hacerla?

 Ahora, lo primero que hay que saber es que la mayoría de cuentas que se compran a través de estas páginas son cuentas inactivas -sin ninguna publicación- o cuentas de “bots”, es decir, cuentas manejadas a través de programas informáticos que funcionan de forma automática y que realizan funciones como si fueran personas: comentan, dan likes, mencionan, siguen y dejan de seguir.

Esto, lejos de ser una oportunidad para el usuario que compra seguidores, supone una gran desventaja. Primero, porque no es aconsejable que una marca se asocie a este tipo de cuentas, porque se ensucia la reputación. Y segundo, porque estas cuentas pertenecen a usuarios que no están realmente interesados en lo que hace, dice o vende la marca que los compra y, por tanto, no se va a generar engagement: no van a comentar,  ni a compartir, ni a dar like.

En este sentido, dado el bajo nivel de interacción de los seguidores y su poca implicación, es fácil darse cuenta cuáles usuarios han comprado seguidores y cuáles, en cambio, los han conseguido con esfuerzo y paciencia. Y para los verdaderos seguidores, percatarse de esta estrategia desleal puede suponer una pérdida de credibilidad y confianza.

Por otra parte, hay que tener en cuenta que la compraventa de seguidores desvirtúa la esencia de las redes sociales. Tan es así que Instagram elimina sin previo aviso las cuentas que hacen esto de manera desmedida.

La compraventa de seguidores pareciera ser entonces un atajo para el éxito, pero no lo es. Valen más 100 seguidores verdaderos que promuevan la interacción con la marca y generen engagement, que 1.000 seguidores falsos que desgasten la credibilidad y ensucien la reputación. Sin duda, lo mejor para hacer crecer una comunidad online es conocer la audiencia, interactuar con ella y compartir contenido de calidad.

 

En Símbolo Ingenio Creativo te ayudamos a analizar tu audiencia y a construir tu propia personalidad y filosofía de marca. ¡Contáctanos!

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *