¿Por qué usar las reglas automatizadas de Facebook?

¿Qué son y por qué es cómodo usar las reglas automatizadas de Facebook Ads?

Si eres el community manager de una empresa pequeña no tienes que preocuparte de que se te escape algo importante durante tu compaña en Facebook y tampoco tienes que estar pendiente de muchos anuncios, cambios y gastos de tu compaña publicitaria.

También puede ser que trabajes en una multinacional o en una agencia de comunicación y tienes varios conjuntos de anuncios e incluso en varios idiomas. En este caso o tendrás que tener muchos ayudantes para controlar los anuncios en Facebook o automatizar estos ayudantes y creas las reglas de tus anuncios.

Las reglas de Facebook Ads te permiten manejar y controlas los anuncios sin estar al tanto cada hora verificando que no has gastado más de lo que puedes gastar. Para crear la regla lo primero que tienes que saber es que quieres que regule  Facebook de manera automática. Por ejemplo, para tu compaña es importante lograr el objetivo de 300 clics en el enlace, pero no quieres gastar más dinero al lograr el objetivo. Entonces, quieres que Facebook ajusta tu anuncio al lograr 300 clics.

Lo siguiente que necesitas saber es cómo quieres que Facebook ajuste tu anuncio o conjunto de anuncios. Por ejemplo, en el caso de objetivo de 300 clics en enlace tú quieres que en el momento de lograr 300 clics, Facebook apague el anuncio para no gastar más dinero.

Para crear una regla tienes que entrar en el Administrador de Anuncios y en el aparato de Crear y Administrar puedes crear las reglas autorizadas. Para crear una regla tienes que configurarla según las necesidades y objetivos de tu compaña. El botón al que debes llegar para que Facebook regule tu compaña se llama “condición” y el que marca cómo exactamente lo va a regular (desactivar, notificar, ajustar puja o presupuesto) se llama “acción”.

Las reglas concretas que vas a crear dependen mucho de tus objetivos, tipo de negocio y presupuesto que tengas. Probando vas a poder encontrar unas reglas que funcionen mejor para ti. Así que ¡a crear las reglas para tus anuncios!

Microinfluencers: Por qué trabajar con ellos y cómo elegirlos

 

Usar la imagen de influencers y celebrities para promocionar un producto o servicio  través de las redes sociales es una estrategia muy utilizada por las marcas. Sin embargo, ya se empieza a entender que más que la cantidad de seguidores que tenga un influencer, lo que importa es la calidad de los mismos. Como dice el refrán: “Menos es más”. Por eso, los microinfluencers comienzan a ser cada vez más buscados. Hoy os contamos por qué trabajar con los microinfluencers y cómo elegirlos.

Lo primero que debemos saber es que los microinfluencers son pequeños líderes de
opinión, expertos en un tema concreto. A diferencia de los grandes influencers o
celebrities, tienen una comunidad con menos seguidores –normalmente entre 1.000 y 50.000-, pero con mucho más engagement.

Evidentemente elegir unos u otros dependerá del objetivo, el presupuesto y el tipo de
producto o servicio que se quiera lanzar o promocionar. Sin embargo, las campañas
con microinfluencers son bastante efectivas para aquellas marcas que desean
enfocarse en un sector específico.

¿Por qué trabajar con los microinfluencers?

Una de las ventajas es que se necesita poca inversión. Cuantos más seguidores tenga un influencer, más dinero cuesta contratarle. Y viceversa.
Por otra parte, los microinfluencers son naturales y auténticos y tienen mucha credibilidad entre sus seguidores. Además, suelen tener una comunidad sólida y muy activa. En consecuencia, el ratio de engagement es mayor.
Hay que tener en cuenta también que los millenials toman decisiones a tiempo real y se basan en las recomendaciones de los influencers que siguen. Eso supone una ventaja para las marcas si son capaces de crear alianzas con las personas correctas.
¿Cómo elegir los microinfluencers?
Ahora, para saber a cuál o cuáles elegir se recomiendan varias cosas:

  1. Lo primero: tener muy claro cuál es el público objetivo. Como hemos dicho antes, los microinfluencers son expertos en un tema específico y, por tanto, saber segmentar la campaña correctamente es indispensable.
  2.  Analizar quiénes tienen más afinidad con la marca. Es importante que empaticen con la personalidad y los valores del producto o servicio para que la campaña sea coherente y creíble.
  3.  Informarse sobre qué otros trabajos han hecho y con qué marcas. Esto servirá para inspirarse y, más aún, para saber cómo diferenciarse de posibles competidores.
  4. Elegir una persona que trabaje de forma profesional y en la que se pueda confiar.

Los microinfluencers son los que mejor conocen su audiencia y, lógicamente, quienes saben cómo hacer llegar de la mejor forma el mensaje. Por tanto, son ellos quienes deben encargarse de formular el mensaje.

 

Las ventajas de los chatbots

Quién iba a pensar hace unos años que se iban a poder tener conversaciones co programas informáticos. Sí, conversaciones. Ahora los chatbots –así es como se llaman estos asistentes conversacionales- no sólo realizan las acciones que les pedimos -sea por voz o texto-, sino que gracias a la inteligencia artificial aprenden a reconocer nuestros hábitos y nos ofrecen productos y servicios de forma personalizada. Las ventajas de los chatbots son muchas. Comentamos algunas a continuación:

La primera es que son muy eficientes. Esto permite que los usuarios consigan lo que quieren con mucho menos esfuerzo, y más rápido. Gracias a los chatbots es posible consultar los horarios de un restaurante, conocer los itinerarios de una aerolínea, obtener información de ofertas, recibir noticias de última hora sobre temas específicos, recibir alertas para regar las plantas y un sinfín de cosas más, ¡a sólo un clic!

Por otra parte, son accesibles. La interfaz es más cómoda, intuitiva y se asemeja a la forma con la que nos comunicamos continuamente. Además, están disponibles las 24 horas de todos los días del año.

Otra de las ventajas es que están previamente programados y dan las respuestas con precisión. Si la programación está bien hecha, los usuarios van a obtener las respuestas que necesitan.

Como hemos dicho antes, gracias a la inteligencia artificial aprenden a reconocer nuestros hábitos y nos ofrecen productos y servicios de forma personalizada. Los chatbots acumulan datos e información y van ajustando cada vez más sus interacciones con cada usuario, gracias a la constante monitorización de las conversaciones.

Está claro que no es una tecnología perfecta y tiene, por tanto, desventajas y riesgos.
Entre ellos, la poca flexibilidad, la falta de empatía y la pérdida de puestos de trabajo.
Sin embargo, bien utilizados, los chatbots pueden resultar una experiencia realmente
positiva para los consumidores, y las marcas.

Cómo funciona la compraventa de seguidores de Instagram y por qué no hacerla

compraventa de seguidores de Instagram

La compraventa de seguidores en redes sociales como Facebook, Twitter, Google+ e Instagram comenzó a extenderse hace algunos años cuando celebridades, marcas, emprendedores e incluso políticos empezaron a utilizar esta estrategia para rellenar sus estadísticas de manera rápida, fácil y económica. Sin embargo, no es aconsejable. A continuación os contamos cómo funciona la compraventa de seguidores de Instagram y por qué no hacerla.

Como hemos dicho, es un proceso rápido, fácil y económico. Puede realizarlo cualquier usuario que tenga la cuenta pública a través de alguno de los portales web que ofrece este servicio, eligiendo el número de seguidores que desea, rellenando un formulario y pagando a través de PayPal o su tarjeta de crédito.

Normalmente funciona por “pack” y el precio varía dependiendo del número de seguidores que éste incluya. 1.000 seguidores pueden valer entre 5 y 10 euros, dependiendo de la web.

¿Por qué no hacerla?

 Ahora, lo primero que hay que saber es que la mayoría de cuentas que se compran a través de estas páginas son cuentas inactivas -sin ninguna publicación- o cuentas de “bots”, es decir, cuentas manejadas a través de programas informáticos que funcionan de forma automática y que realizan funciones como si fueran personas: comentan, dan likes, mencionan, siguen y dejan de seguir.

Esto, lejos de ser una oportunidad para el usuario que compra seguidores, supone una gran desventaja. Primero, porque no es aconsejable que una marca se asocie a este tipo de cuentas, porque se ensucia la reputación. Y segundo, porque estas cuentas pertenecen a usuarios que no están realmente interesados en lo que hace, dice o vende la marca que los compra y, por tanto, no se va a generar engagement: no van a comentar,  ni a compartir, ni a dar like.

En este sentido, dado el bajo nivel de interacción de los seguidores y su poca implicación, es fácil darse cuenta cuáles usuarios han comprado seguidores y cuáles, en cambio, los han conseguido con esfuerzo y paciencia. Y para los verdaderos seguidores, percatarse de esta estrategia desleal puede suponer una pérdida de credibilidad y confianza.

Por otra parte, hay que tener en cuenta que la compraventa de seguidores desvirtúa la esencia de las redes sociales. Tan es así que Instagram elimina sin previo aviso las cuentas que hacen esto de manera desmedida.

La compraventa de seguidores pareciera ser entonces un atajo para el éxito, pero no lo es. Valen más 100 seguidores verdaderos que promuevan la interacción con la marca y generen engagement, que 1.000 seguidores falsos que desgasten la credibilidad y ensucien la reputación. Sin duda, lo mejor para hacer crecer una comunidad online es conocer la audiencia, interactuar con ella y compartir contenido de calidad.

 

En Símbolo Ingenio Creativo te ayudamos a analizar tu audiencia y a construir tu propia personalidad y filosofía de marca. ¡Contáctanos!