¿Quieres caldo?. Pues toma dos tazas… (o como David venció a Goliat gracias a un blog)

La legislación referida a publicidad y empaquetaje suele ser muy estricta.  Hace unos años ya se logró que el prefijo “Bio” quedara restringido a alimentos de origen ecológico.  De hecho mucho antes “eco”, “ecológico” u “orgánico” siguieron  el mismo camino, sin embargo no pasa igual con los términos “natural”, “receta casera”, etc. que la industria alimentaria utiliza con asiduidad.

Es el caso, por ejemplo, de Gallina Blanca.  El gigante de la alimentación, presente en 70 países y que cuenta con un impresionante presupuesto para publicidad, comenzó hace tiempo una campaña entorno a sus caldos “naturales” con pollo “ecológico”.  Los anuncios de la marca mostraban los parabienes de un producto, en apariencia, mucho más “sano” que los de competencia e incluso otros de la misma compañía.

No obstante esa publicidad, suficiente para convencer a un consumidor usual, no basta para persuadir a personas auténticamente interesadas, como es el caso de Rocío Acosta, experta en nutrición y responsable del conocido blog www.vida-sana.es

La bloguera decidió realizar una comparación entre el caldo de Gallina Blanca y los de la marca Aneto, también expertos en la comercialización de ese tipo de productos.  Las diferencias de producto y trato fueron demoledoras.

Rocío descubrió (no gracias a los propietarios de la fábrica) que el producto de Gallina Blanca efectivamente contiene pollo “ecológico”,  pero en un ínfimo porcentaje del 0,6%, frente al 32% que utilizan en Aneto.  Pero además la contestación de Aneto al email de VidaSana no fue responderle con datos: directamente… ¡le invitaron a la fábrica!.

En las instalaciones de Aneto la autora del blog pudo comprobar cómo realizan sus caldos y el artículo posterior que escribió es el mejor anuncio que Aneto podía esperar.  Además de agradecimiento, Rocío explica la pasión de los responsables de la marca por el caldo y sus distintas variedades, describe los procesos e ingredientes como auténticamente naturales, las instalaciones perfectas, etc.

El resultado del post es mucho mejor que una campaña de anuncios de televisión: el buen trato de Aneto no sólo consiguió descartar totalmente a los de Gallina Blanca, si no –como puede leerse en los comentarios- el post de Rocío ha logrado que se opte por Aneto¡incluso por encima que el caldo elaborado en casa!.  Por cierto no busques información sobre ese caldo de Gallina Blanca, ¡simplemente ha desaparecido de su web y su gama de productos!.

Un pensamiento en “¿Quieres caldo?. Pues toma dos tazas… (o como David venció a Goliat gracias a un blog)

  1. Pingback: Bitacoras.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *